Nuestra particular ‘Belt Bag Revolution’

Átame mucho.

Las riñoneras llevan coleccionando miradas recelosas desde finales de los noventa. Desde entonces, quedaron relegadas a estilos feístas. En plena madurez del milenio, hemos tenido que reconocer su contribución a nuestra vida. Su momento ha llegado, y los que siguen mostrándose reticentes, acabarán atándoselas a la cintura.

Sin intención de convencerte, la realidad de este accesorio es que, se ha renovado tanto, que poco hace recodar su pasado. El resurgir de las belt bags viene con declaración de intenciones incluida. Proclaman la liberalización de nuestras manos. Con carácter pacifista, esta revuelta no tiene enemigo, la convivencia con el clutch es posible.

 

belt bags azzule

@pinnahana

 

Camden Town, año pasado, un paseo por las peculiares tiendas que conforman el barrio. Era entrar en un establecimiento y salir con bolsas que ocupaban un volumen superior al de los estrechos pasillos. Como compañero de viaje, un Shoulder Bag de correa larga, que resbalaba del hombro cada vez que tocaba esquivar a grupos de turistas despistados. El espectáculo estaba servido al intentar colocarlo de nuevo en su sitio. ¿La solución? Llevarlo cruzado. Al principio, solo suponía un sacrificio a la estética, hasta que las tiras del bolso comenzaron ejercer toda la presión posible en el pecho.

La vuelta de las belt bags era necesaria. Son imparables, y están dispuestas a cambiar la forma de salir a la calle. Nosotros estamos preparados para recibirlas con los brazos abiertos. Y tú, ¿vas a ofrecer resistencia? Puede que un día no muy lejano, no encuentres una silla en la terraza en la que disfrutas de un café en buena compañía. Entonces, quizás, y solo quizás, descubras que una riñonera nunca fue una mala opción. Conoce nuestros modelos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *